Estreno en Cineteca

El 18 de Diciembre estrenamos la película en Cineteca. Era el fin de semana de las elecciones y del estreno de “La Guerra de las Galaxias”. Nada menos. Yo, que soy espectadora habitual de la sala, no me lo podía creer. He asistido allí a muchos coloquios con los directores de las películas, así que ahora tendría oportunidad de ver el contraplano, de verlo todo desde el otro lado, sentada en una silla mirando a los espectadores en las butacas y recibiendo sus impresiones. La experiencia de Seminci me sirvió para estar más tranquila, pero sobre todo el estar rodeada de mucha familia y muchos amigos. Eso fue lo mejor. Eso y la cariñosa presentación que hizo Chema de la Peña. Cuando terminó la proyección y me senté a recibir preguntas pude ver, cuando me atreví a mirar, muchas sonrisas de oreja a oreja entre mis conocidos, pero también en gente que no conocía. Una señora incluso dijo que ahora iba a comenzar la “antoniomorenomanía”. Justo mi objetivo en todo este largo trabajo. Recibí mucho cariño y, por encima de todo, la sorpresa de descubrir a Antonio Moreno y la admiración que él provocaba en los asistentes. Eso fue un momento precioso para mí. Muchas gracias a todos.

Anuncios

Primer Festival de Cine Antonio Moreno Villa de Los Barrios – Diciembre 2015

Precisamente en Octubre me enteré de que en Los Barrios estaban organizando un Festival de Cortos con el nombre de Antonio para Diciembre. Justo en la semana anterior de nuestro estreno en Madrid. ¿Qué mejor sitio para un pre-estreno? Fue el mayor regalo para la película. Antonio ha pasado ya, antes del estreno, de ser un actor olvidado a tener un Festival con su nombre, nada menos. Ahora, si miramos en las listas de los Festivales de Cine, aparece uno llamado Antonio Moreno y es algo maravilloso. Desde la primera vez que viajé a Los Barrios a buscar los recuerdos que quedaban de Antonio y conocí a los integrantes del Ayuntamiento, que se emocionaron con la historia y me dieron todo su apoyo, y a las personas que podían contar anécdotas que no se contaban desde hacía décadas y que luego aceptaron estar en la película, no he recibido más que apoyo y cariño. Es un pueblo blanco, limpio y encantador, muy cerca de Algeciras, desde el que se ve Gibraltar, lleno de vida, que intenta reconstruir el antiguo cine con el techo destrozado y que ha habilitado el antiguo Pósito (un precioso edificio para almacenar grano del siglo XVIII) para proyectar los 35 cortos seleccionados y nuestro documental, que cerró el certamen. Allí estuvimos Carlos Castañón (que pone la voz a Antonio en la película, en inglés y en español) y yo encantadísimos, visitando a los amigos para citarles en el Pósito y disfrutando del ambiente amable y cariñoso.

La proyección fue muy emocionante porque cerraba un círculo: en octubre del año pasado, durante el puente de El Pilar comenzamos allí nuestro rodaje en Algeciras, Puente Mayorga, Campamento y, por supuesto, Los Barrios. Propusimos al alcalde hacer una proyección de The Spanish Dancer de 1923, la película que nos serviría de guía a lo largo de nuestro documental y que nos prestaría el título. El Instituto The Eye de Amsterdam, que ha hecho una magnífica restauración, nos proporcionó la copia y la proyectamos en el Pósito para rodar el reecuentro de Antonio con los vecinos de su madre en Los Barrios. La sala se llenó y fue un éxito. Tuvimos la ayuda del excelente profesor de música, Carmelo, que acompañó al piano toda la proyección e hizo un magnífico trabajo. Así que, que 15 meses después pudiéramos ver la otra The Spanish Dancer, la de ahora, nuestro trabajo terminado, fue un momento mágico para mí.

SEMINCI – Octubre 2015

El día 26 de octubre de 2015 The Spanish Dancer se proyectaba por primera vez en pantalla grande en el LAVA de Valladolid, participando en la sección Doc España de la Seminci. Justo un año antes, el mismo 26 de octubre estábamos en un avión atravesando Estados Unidos desde Nueva York a Los Ángeles en el ecuador del rodaje. Cuando sobrevolábamos la inmensa extensión de la ciudad, Pilar y Miqui prepararon la cámara y rodamos un plano desde la ventanilla que era una lenta panorámica sobre las miles de casas iluminadas. Era de noche y las luces sobre negro parecían estrellas en un cielo despejado. Justo el plano que yo había imaginado cuando en Mayo me desplazaba sola por el país investigando sobre Antonio Moreno y pensando los planos que utilizaría para contar su historia. La azafata no dijo nada, sólo nos miró con cara de extrañeza. El sitio era muy estrecho y nos reímos mucho. ¿Cómo íbamos a imaginar que un año después la estaríamos viendo en la Seminci? Yo, desde luego, ni por asomo. Bastante tenía con imaginar que sería capaz de hacer la película…

La Seminci fue el primer Festival de Cine que cubrí como periodista, así que para mí fue muy emocionante estar allí como directora. Y muy raro. Aunque casi todos en la sala eran amigos, familia y profesores de cine que me habían ayudado en la elaboración del proyecto, los nervios fueron inevitables en la presentación y el coloquio posterior… una primera experiencia para aprender de ella.

Gracias, Seminci, nunca lo olvidaré.